Buscar
  • Elena Sofia Zambrano

Cómo evitar las dificultades para distinguir tu fluido cervical

Aprender a observar y entender tus fluidos cervicales correctamente y con precisión es parte integral de cualquier método de reconocimiento de la fertilidad. No solo eso, sino que también es una manera de monitorear diferentes aspectos de tu salud hormonal y entender el lenguaje de nuestra fertilidad.


Existen diferentes maneras de clasificar tus fluidos cervicales, pues cada método y cada versión del método propone una clasificación diferente, así como técnicas de observación diferentes. No significa que una clasificación sea mejor que otra, lo importante es aprender correctamente la clasificación que propone una metodología, así como la técnica de observación que propone, y apegarse a sus lineamientos.


Algunas mujeres, sin embargo, se encuentran con dificultades para distinguir y determinar los cambios en la sensación vaginal o en sus fluidos cervicales a través del ciclo. Te comparto algunas maneras de superar estas dificultades para que puedas tener una mejor lectura de este valioso signo de fertilidad.


1. Deja atrás la ropa demasiado ceñida. O intenta no utilizarla con tanta frecuencia. Las ropas más sueltas permiten experimentar mejor la sensación en la vulva e interpretarla. Dejar atrás la ropa interior por los momentos en que puedas hacerlo también es una manera de dejar respirar tu vulva y conectarte con sus sensaciones.


2. Intenta utilizar prendas y ropa interior de materiales naturales, como el algodón. Este tipo de telas son más absorbentes y mantienen el área más fresca. Evita la ropa interior de materiales sintéticos.


3. La higiene genital es evidentemente un tema esencial. Sin embargo, la vulva no necesita nada más que agua fresca para lavarla. Evita los jabones perfumados, y los famosos jabones vaginales o duchas vaginales. Algunos aceites o sales de baño también pueden causar reacciones alérgicas en la delicada piel de la vulva. Algunas mujeres también tienen reacciones a ciertos suavizantes de ropa o detergentes. Usar talco cerca del área genital también debe ser evitado. Todos los productos anteriores tienden a neutralizar la vagina, lo cual se escucha positivo pero en realidad no lo es. La vagina es naturalmente más ácida, es la manera en que te protege de infecciones. Al utilizar productos que la neutralizan, destruimos su flora vaginal normal necesaria para su bienestar. La consecuencia es que la vagina pierde su mecanismo de auto limpieza natural.


4. La manera en que manejas tu sangre menstrual también afecta tu habilidad de distinguir tus fluidos fértiles. Es una buena idea evitar tampones por su contenido en químicos dañinos, y porque tienden a resecar la vagina, especialmente cuando el flujo menstrual es ligero o escaso. En estas situaciones, una parte de la flora vaginal puede ser removida al momento de retirar el tampón, causando la descarga de un flujo desde las paredes vaginales. Las toallas desechables, aunque un poco menos dañinas para el cuerpo que los tampones, también son tóxicas por sus componentes, a la vez que generan resequedad en los labios vaginales pero mantienen una ambiente que propicia la aparición de hongos. Intenta una alternativa menstrual como las copas menstruales o las toallas de tela. Es especialmente importante también evitar los protectores diarios desechables, pues impedirán completamente tu observación de tus fluidos.


5. Aprender a manejar el estrés y tener una alimentación adecuada es una manera tanto de mantener la salud vaginal como de apoyar a tu cuerpo para generar fluidos cervicales sanos. ¡Toma suficiente agua! ¿Sabías que el tipo de fluido cervical más fértil que tenemos es 98% agua? Evita el sedentarismo: el ejercicio ayuda a que los fluidos cervicales bajen fácilmente y los podamos observar sin problema. Ciertas posturas de yoga que benefician la apertura de la pelvis, su flexibilidad y la circulación de sangre hacia esa área del cuerpo apoyan de manera maravillosa a la salud de los fluidos fértiles. En general, tener un estilo de vida saludable te permitirá tener una mejor calidad de fluidos cervicales y que éstos sigan un mejor patrón de cambio a través del ciclo, para que puedas identificarlos de manera más sencilla.


Tu cuerpo es maravilloso. Continuamente te habla y te dice qué está sucediendo. Tus fluidos cervicales son una sustancia increíble, que entre muchas cosas te permiten entender en qué momento te encuentras de tu ciclo e interpretar tu fertilidad. Esto es esencial si quieres evitar o lograr un embarazo de manera natural, así como si te interesa monitorear tu salud hormonal.


¿Te interesa aprender a observar e interpretar correctamente tus fluidos cervicales? ¡Lee más acerca de mi Programa de Aprendizaje del Método Sintotérmico!


Felices ciclos,

Elena Sofía

219 vistas