Buscar
  • Elena Sofia Zambrano

¿Por qué aprender a entender nuestros fluidos fértiles?

Nuestros fluidos cervicales (llamados así porque se producen en el cérvix o cuello del útero), son uno de los fluidos más increíbles que produce nuestro cuerpo. Aprender a entender lo que nos dicen, a clasificarlos y a conocer su patrón es sin duda una herramienta maravillosa que nos entrega empoderamiento y conocimiento profundo de nuestro cuerpo.



Me ha tocado escuchar mujeres decir que ellas se fijaban en sus fluidos fértiles como manera de evitar una gestación y que no les funcionó, y quedaron gestando. Es importante entender que aprender sobre nuestros fluidos fértiles no se trata simplemente de observar si hay algo o no lo hay: es importante aprender un método. Los diferentes métodos naturales modernos te enseñan una técnica correcta de observación de tus fluidos, una manera de clasificarlos, una manera de observar el patrón en el que empiezan a secarse y desaparecer, y (muy importante) reglas a seguir en relación a la aparición y desaparición de estos fluidos. En otras palabras, se requiere seguir una metodología.


¿Qué técnica utilizas para revisar tus fluidos? ¿Según cuáles criterios clasificas tus fluidos? ¿Sabes qué te dicen en relación a tu ovulación y a tus niveles hormonales? Si crees que es tan sencillo como “ayer tenía fluidos y hoy ya no, entonces hoy ya no estoy fértil”, te recomiendo encarecidamente buscar apoyo de una instructora de un método natural. (No, internet no es una instructora de métodos naturales, no solo por la cantidad de desinformación y la información incompleta, sino también porque existen diversos métodos y para que funcionen bien tienes que apegarte a las reglas de uno o el otro).


Pero volvamos al punto inicial. ¿Por qué es importante aprender a entender estos fluidos?


Los fluidos cervicales son necesarios para la fertilidad, necesarios para permitir el encuentro entre el óvulo y el espermatozoide. Si lo que estás buscando es un embarazo, entender tus fluidos es la clave, pues te ayudarán a encontrar los días más óptimos para lograr un embarazo. Al aprender a observar y clasificar tus fluidos puedes observar si los tienes en cantidad suficiente, y de buena calidad. Y en caso de que no sea así, puedes empezar a tomar pasos para mejorar esto. Además, entender el proceso que lleva a que secretemos estos fluidos te ayudará a desechar la tan errónea pero tan difundida idea de que ovulamos el día 14 del ciclo.


Pero aprender a entender los fluidos es también la herramienta clave para aquellas que buscan evitar o espaciar embarazos. Su observación y registro preciso, y el conocimiento de las reglas que se han desarrollado a través de años de estudio te permitirán encontrar con claridad cuándo empieza y termina tu ventana fértil, es decir los días en que en dicho ciclo estás fértil. Tus fluidos te ayudarán a entender también que esta ventana fértil no es fija, es decir, tiende a variar de ciclo a ciclo, por lo que cada ciclo debes llevar a cabo su observación.


Sin importar si tu intención es lograr o evitar un embarazo, tus fluidos cervicales te hablan de tu salud. Tus fluidos te pueden reflejar señales acerca de tus niveles de estrés, de tus hábitos de alimentación e ingesta de agua, de la salud de tu cuello del útero, del equilibrio entre tus niveles de estrógeno y progesterona, entre otras cosas.


Tus fluidos son, además, aliados maravillosos en los tiempos de transición: durante la lactancia, en los años previos a la menopausia, e incluso después de haber dejado los anticonceptivos hormonales. En estos procesos de cambio, tus fluidos te pueden entregar información invaluable para entender qué está pasando con tu cuerpo.


Una mujer que conoce bien sus fluidos, no se sorprenderá cuando, por ejemplo, al pasar por un cambio de casa, enfermarse de gripa o tener exámenes finales, sus fluidos cambien de patrón. Y también sabrá cómo reaccionar en esos casos para lograr su objetivo de lograr o evitar un embarazo. Ella es capaz también de distinguir entre sus fluidos fértiles y otras secreciones como los fluidos de excitación sexual.


Los fluidos fértiles son realmente una sustancia maravillosa, son un verdadero elixir de vida: nutren a los espermatozoides, les permiten moverse rápidamente, filtran aquellos que son anormales, los protegen de la acidez de la vagina… ¡Vistos bajo un microscopio dibujan formas hermosas! Imagina que tu cuerpo es la Madre Tierra y tus fluidos fértiles las aguas del mundo… ¡Tu cuerpo está lleno de vida! ¡Disfrútalo, conócelo y cuídalo!


Felices ciclos,

Elena Sofía.

26 vistas