Buscar
  • Elena Sofia Zambrano

Tus hormonas en un ciclo natural vs. tus hormonas al tomar anticonceptivos

En este mundo en que se busca tanto lo fácil, rápido y sin esfuerzo, se han normalizado tanto los anticonceptivos que no nos hemos detenido a preguntar cómo funcionan o qué hacen a nuestro cuerpo.


Entender qué sucede cuando tomamos hormonas es importante porque a final de cuentas, las hormonas controlan todo: sueño, hambre, energía, humor, deseo sexual, en fin…  Nuestro cuerpo es un todo, no es la suma de partes aisladas y es por eso que es tan común tener efectos secundarios al tomar anticonceptivos, que van desde dolores de cabeza, cambio en el peso, pérdida de deseo sexual y un sinfín de cosas más. (Nota: si te interesa saber el mecanismo de funcionamiento de los métodos anticonceptivos, te cuento más de esto en este video).


Pero más allá de su funcionamiento y de los síntomas que podamos presentar, ¿qué pasa con nuestros niveles hormonales cuando tomamos anticonceptivos?

Los anticonceptivos son una forma de terapia de reemplazo hormonal. Contienen hormonas sintéticas (no naturales, o sea, creadas por el hombre) que alteran el ciclo menstrual, principalmente alterando las hormonas ováricas: estrógeno y progesterona. En un ciclo menstrual natural, el estrógeno y la progesterona fluctúan. El estrógeno comienza a elevarse algunos días después de que inicia tu ciclo, y llega a su punto más alto unos días antes de la ovulación. Por su parte, la progesterona se eleva tras la ovulación y permanece alta por el resto del ciclo, cayendo antes de la menstruación.


Observa la maravillosa danza y sincronía que hacen nuestras hormonas ováricas. La línea color rosa muestra los niveles de estrógeno, la línea verde los de la progesterona. Abajo puedes ver los días del ciclo, a los lados la medida de los niveles hormonales por mililitro de sangre.


Imagen tomada de: http://www.amymyersmd.com/

Los anticonceptivos, por su parte, funcionan al suministrar constantemente hormonas sintéticas a tu cuerpo (el anticonceptivo más común es una combinación de estrógeno y progesterona sintético, pero también existen métodos que solo aportan progesterona sintética). Al tomarlas diariamente, mantienen tus niveles hormonales en un nivel específico que previene la ovulación, la aparición de fluidos cervicales y el desarrollo de un endometrio receptivo a la implantación.


Observa en la imagen a continuación como hay diariamente una pequeña “cima” de los niveles hormonales que marca cuando la mujer ingiere los anticonceptivos, y como los últimos 7 días del “ciclo” los niveles hormonales caen drásticamente, pues es la semana de la píldora de azúcar (en el caso de la pastilla anticonceptiva más común).


Imagen tomada de: http://www.amymyersmd.com/

¿Acaso no te parece impactante la diferencia entre el gráfico de un ciclo natural y el de uno sintético? ¿Vivir un mes como el gráfico de arriba o un mes como el gráfico de abajo? Si las hormonas controlan tantos aspectos de nuestra vida, ¿no te parece que serías una mujer completamente diferente en un ciclo que en el otro?


Cuando tomamos anticonceptivos, no solo manipulamos la habilidad de nuestro cuerpo de ser fértil, sino manipulamos todo nuestro cuerpo. Sería como si los humanos creáramos una manera de mantener al planeta en la misma estación todo el año. La estación del año afecta todo: qué comemos, cuánta luz recibimos, la temperatura, las actividades que hacemos, cómo vestimos, qué celebramos…


El ciclo menstrual marca nuestro ritmo interior. Es una serie de eventos interconectados que nos permiten experimentar toda la gama de habilidades, perspectivas y fortalezas femeninas. Nos permiten vivir de la primavera al invierno interior, conectándonos así con nuestra creatividad innata y los ciclos de la vida.


Tu ciclo menstrual te mantiene además sana y fuerte, asegurándose que los cambios hormonales sean los óptimos en el momento preciso para mantener sano tu corazón, tus niveles de insulina, tu piel, tu pelo, tus huesos, tu sueño, tu sistema nervioso, tu metabolismo… y la lista continúa.


Permítete la experiencia de vivir tus ciclos menstruales y de vivir en tu cuerpo según sus ritmos naturales. Si tu razón por tomar anticonceptivos es para evitar un embarazo, recuerda que los métodos anticonceptivos modernos son altamente efectivos (aprende uno de manera correcta con una instructora certificada). Si tu razón por tomar anticonceptivos es por acné, ciclos irregulares, u otra circunstancia de salud, recuerda que los anticonceptivos no sanan el problema base, simplemente esconden los síntomas detrás de una máscara; máscara que cuando remueves deja ver que el problema de origen sigue ahí y en algunos casos, empeorado por el uso de anticonceptivos.


En el fondo, contra todo lo que se dice, contra todo lo que hemos ido aprendiendo en la cultura actual, es importante recordar: los ciclos de las mujeres importan. Cuidémoslos. Amémoslos.


Felices ciclos,

Elena Sofía

1,329 vistas